1/10

BIO

Andrea Brotons (1989, Alicante).

 

Licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca en 2013 y Máster en Producción Artística por la Universidad Politécnica de Valencia en 2014. Actualmente realiza su tesis doctoral dentro del programa Arte: Producción e Investigación en el Centro de Investigación Arte y Entorno de la UPV, vinculada al uso de la pasta de papel, como material alternativo en la praxis artística, y su relación con otros leguajes y técnicas de expresión plástica en la historia del arte.

 

Ha expuesto en ciudades de ámbito nacional cercanas a su formación, como Salamanca, Valencia, Murcia o Alicante, e internacionalmente en Italia y Ámsterdam.

 

Como Artista Plástica y Visual, también sigue otras líneas de trabajo abiertas a proyectos relacionados con la producción y venta de obras de arte, la revalorización de los métodos propios del artista como conocimiento útil, y la difusión y accesibilidad del Arte Contemporáneo en la sociedad actual.

STATEMENT

La obra que desde hace unos años produzco, desde 2013/2014, está hecha fundamentalmente de diferentes tipos de papel reciclado y/o tratado: papel de prensa, cartones, los característicos de bellas artes, teñidos con acrílicos, pigmentos y aglutinantes. En un principio utilicé la pasta de papel sobre matrices y bases de madera o acetato, posibilitando la creación de piezas en serie (planas o con bajos relieves) para, más tarde, crear mis propios soportes sobre los que intervenir pictóricamente. Más adelante, dado que esa técnica de elaboración registraba de forma muy fiel las superficies sobre las que la utilizaba, comencé a extraer moldes de objetos y formas que iban captando mi atención hasta llegar al cuerpo humano.

Actualmente, además de continuar con disciplinas más tradicionales como la pintura y el típico dibujo, realizo bultos redondos (a tamaño natural) de fragmentos del cuerpo sacados de moldes de escayola fabricados con anterioridad. Represento la figura del individuo a modo de retrato, investigando las posibilidades que aporta la materia celulósica, un material que a su vez me persuade por el innato nexo que entraña con la naturaleza.

Me encuentro en un periodo en el que mis proyectos son de carácter muy personal. Para mí, los artistas son marchantes de representaciones y relatos, y en mi caso la práctica artística me sirve como terapia para encontrar mi lugar en el mundo. Mi trabajo trata de aprender un idioma poético que plasme mis propias preocupaciones desde el espacio que ocupo, y así construya una composición visual que genere un discurso sobre aquello que difícilmente puede expresarse con palabras.

 

 

 

Valencia, 2019.